Leyes ambientales, papel mojado.

Categoría: Biodiversidad
Publicado el Lunes, 01 Septiembre 2014 06:00
Escrito por enochmm

 

A principios de año ya os contamos la sentencia del Tribunal Supremo que obligaba a la demolición y restitución de los terrenos en La Isla de Valdacañas. Habían pasado diez días desde la citada sentencia y aunque cabía esperar que pusiera fin a una larga travesía de ocho años que las organizaciones ecologistas locales llevaban en lucha, nada más lejos de la realidad. Se cumplen siete meses desde nuestro vaticinio: “La Isla de Valdecañas, ¿otro Algarrobico?

 

 

Durante estos siete meses el complejo Isla de Valdecañas ha seguido con la promoción y venta de sus servicios. Y es que en sus más de 130 hectáreas no pueden faltar dos hoteles, 300 villas, un campo de golf de 18 hoyos, complejo deportivo, base náutica, piscinas o playa artificial. A día de hoy puedes encontrar lujosos chalets de casi 300 metros cuadrados construidos, piscina y jardín por el módico precio de medio millón de euros.Circonia nigra Y es que este parece que es el precio que cuesta vivir a todo lujo sobre un espacio protegido por la Red Natura 2000, con una ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves ES0000329) en la que el propio Gobierno de Extremadura especifica las siguientes vulnerabilidades:


Y aún sin conocimientos muy avezados sobre este tipo de instalaciones podemos imaginarnos que la construcción y posterior explotación de los hoteles y urbanizaciones, y todo lo que ello conlleva, no está ayudando demasiado a la conservación de las aves que allí habitan.


A la vista de las actividades de las empresas allí afincadas lo último que se te ocurriría pensar es que existe una sentencia del Tribunal Supremo que a la letra dice: “Ordenar la reposición de los terrenos a que se refieren las mencionadas actuaciones a la situación anterior a la probación de dicho Proyecto y los actos que se hubiera ejecutado con fundamento en el mismo.” Sino que parecería que todo está correcto y la vida sigue su curso.
Playa artificial en Isla ValdecañasIncluso estando al tanto de la actividad universitaria extremeña y viendo el curso de verano organizado por la Universidad de Extremadura llamado “Gestión de recursos hídricos y aprovechamientos turísticos”. Nos encontramos con una “curiosa” charla donde se pone como ejemplo a seguir este dislate ambiental: “Iniciativa turística de interior. El caso de Marina Isla de Valdecañas”. Y por si a alguno de los asistentes le hubiera quedado alguna reticencia de las bondades del citado turismo de interior se realiza una visita técnica a las instalaciones. Aunque no faltó el contrapunto de Ecologistas en Acción y ADENEX, que también asistieron a dicho curso.


Y es que resulta paradójico que tanto los representantes políticos como las instituciones reclamen al resto de la ciudadanía un respeto obligado a la justicia cuando son ellos los primeros que actúan como si estuvieran por encima de la ley.


Es por ello que parte de la ciudadanía que no es tan miope como sus representantes políticos, y ve más allá de los cuatro años siguientes. Aquellos que quieren para su territorio un proyecto de futuro, que traiga empleo, pero también conserve la tierra que les legaron sus abuelos. Ellos siguen luchando para que se escuche su voz por encima del ruido del lujo y la desfachatez.

 

 

 

En Ambinnovación utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Para saber más respecto al uso que hacemos de ellas mira nuestra política de privacidad.

Acepto cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information