El lobo no tan feroz.

Categoría: Territorio
Publicado el Martes, 29 Octubre 2013 23:14
Escrito por Devora

 

 

 

Hace unas semanas nos despertábamos con la buena noticia del asentamiento de una familia de Lobo Ibérico (Canis lupus signatus) compuesta por dos machos, una hembra y tres cachorros en el Parque Nacional de Guadarrama, de donde desaparecieron en los años 40 del siglo pasado. Hasta ahora, esta especie había entrado y salido de la Comunidad de Madrid en su búsqueda de alimento procedente de Castilla y León, pero nunca se había establecido de forma permanente.

 

 

 

Sin embargo, esta semana hemos conocido que desde la Consejería Agroganadera del Principado de Asturias se han abatido un total de 32 Lobos Ibéricos de un cupo de 66 dentro de su plan de gestión para esta especie,lo que ha supuesto un incremento del 15% respecto a los ejemplares abatidos en el 2010. Estas batidas se justifican desde la consejería como medida imprescindible para disminuir los daños que sufre la cabaña ganadera debido a la presencia de esta especie en los territorios ocupados por esta actividad.

 

Por otro lado el biólogo perteneciente al CSIC, Alberto Fernández, en su tesis doctoral “Comportamiento y conservación de grandes carnívoros en ambientes humanizados. Osos y Lobo Ibéricos en la cordillera Cantábrica” , donde estudia la correlación de ejemplares de Lobo Ibérico muerto en un año y los daños que se producen al año siguiente , afirma que el sacrificio de los ejemplares no está suponiendo una disminución de los daños producidos en la cabaña ganadera. Además añade que existen factores en torno a la gestión de la cabaña ganadera que deberían analizarse para determinar de manera real el alcance de los daños producidos por el Lobo Ibérico.

 

Desde organizaciones como UPA y COAG se está proponiendo a los ayuntamientos de las localidades afectadas por los ataques del Lobo Ibérico que  se firme un documento conjunto, donde se pida a la conserjería de Medio Ambiente de la provincia de Ávila que esta sea declarada “zona libre de Lobo Ibérico”.  Su argumentación se basa enel grave perjuicio que dicha especie está originando en el sector ganadero además de la alarma social que produce, al incrementarse la presencia de ejemplares en estos municipios.

 

Por último el naturalista Luis Miguel Domínguez, dentro de la iniciativa Lobo Marley, que nace como un movimiento ciudadano en defensa del Canis lupus signatus, reclama un cambio en la gestión en la protección  de esta especie que durante tantos años ha sido estigmatizada. Por ello ha realizado una recogida de firmas (190.000) que ha presentado en Bruselas para solicitar la protección del lobo en Ávila. 

 Desde esta asociación se afirma que al Lobo Ibérico se le persigue por “Racismo Zoológico” sin que existan estudios científicos que justifiquen la gestión que se está realizando por parte de administraciones públicas y se aboga por un desarrollo rural sostenible que compagine la actividad ganadera con la conservación del Lobo Ibérico, siempre que estas dos circunstancias confluyan en un mismo territorio.  

 

 

En mi opinión la gestión actual  del Lobo Ibérico, que se está llevando a cabo por parte de las administraciones, se basa únicamente en intereses políticos. Si la conservación de esta especie les asegurara ganar unas elecciones dirían aquello de “Yo por el Lobo Ibérico Ibérico MA_TO!!” No me cabe la menor duda, puesto que no existen datos científicos que avalen que una disminución de ejemplares conlleva una disminución de los daños provocados por la especie, mientras que si existen datos que apoyan la tesis contraria, es decir, que no existe relación entre ambos hechos.

 

Nadie niega que los ataques de Lobo Ibérico al ganado se han producido, pero, ¿Son todos los que nos dicen? ¿Los ganaderos toman medidas preventivas o hay cierta dejadez? Si realmente son ciertos todos estos ataques, ¿Qué ha llevado al Lobo Ibérico a esta situación si sólo el 24% de la alimentación del Lobo Ibérico son ovejas? El resto de su dieta, un 76%, se basa engrandes mamíferos, conejos, ratones de campo, carroña, reptiles insectos, etc. según los estudios realizados por el Dr. Feliz Rodríguez de la Fuente. ¿No tiene otra fuente de alimento y por eso se alimenta sólo de ovejas? Y si no tiene otra fuente de alimento, ¿A qué se debe? ¿No estará el hombre directamente relacionado con esta situación?

 

El Lobo Ibérico ibérico no es el principal problema de la cabaña ganadera. El sector ganadero español ha perdido competitividad en un mercado cada vez más global, donde el consumidor  prefiere pagar menos por la carne que consume, aunque esta venga de otros países. Además hay que sumar el aumento del precio de los piensos que genera un aumento de los costes de producción de los ganaderos. Todas estos hechos están causando más pérdidas a la ganadería que los daños provocados por el Lobo Ibérico.  

 

En definitiva se debe apostar por un modelo de desarrollo rural que permita la conjunción de las dos actividades sin que la defensa de una de ellas vaya en detrimento de la  otra. Y desarrollar leyes que amplíen la protección de esta especie puesto que en la actualidad es el río Duero el que marca la frontera de seguridad del Lobo Ibérico: al sur del cauce es especie protegida, al nortese permite su captura, como se recoge en la Directiva Hábitats de 1992 de la Unión Europea.

 

 

Bibliografía:

 

 

En Ambinnovación utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Para saber más respecto al uso que hacemos de ellas mira nuestra política de privacidad.

Acepto cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information